El opio del pueblo

El periódico peruano el Bocón vacía sus páginas por un buen mensaje. El fútbol es un deporte que mueve pasiones, que despierta sentimientos insospechados a los hinchas, incluso,  hasta tal punto, que algunos confunden la finalidad del mismo. El fútbol me recuerda mucho a los juegos que organizaban los emperadores romanos para calmar al pueblo, con sus leones, sus cuádrigas y por supuesto, con sus gladiadores matándose entre sí. Por supuesto, los tiempos cambian, porque ahora, ocurre a la inversa, los futbolistas juegan, y en la grada se matan. Eso sí, la estupidez humana no cambia.

Leave a Reply